viernes, agosto 19, 2022
InicioEditorialUna cruda herencia que el alcalde debe solucionar

Una cruda herencia que el alcalde debe solucionar

Definitivamente no estamos educados para respetar las reglas del juego que nosotros mismos trazamos, nuestro comportamiento es cada vez más primitivo y basado en el interés particular olvidando el colectivo. No sólo revelamos nuestra falta de educación al conducir un vehículo sino también cuando nos convertimos en peatones, somos de aquellos que obviamos los pasos de cebra porque no los usamos, así que poco importa si un automóvil esta sobré ellos, apelamos a cruzar una calle por cualquier lado abusando de nuestra condición, somos de los que caminamos por la calzada en vez de usar la acera, los que hacemos parar un taxi en cualquier lugar, los que tomamos un micro lejos de su parada oficial. Cuando estamos detrás de un volante nos convertimos en la otra cara de la moneda, obviamos los carriles y vamos por media calle, no respetamos los pasos habilitados para el peatón, nos detenemos en cualquier lugar, abusamos de la bocina, estacionamos en lugares no permitidos, ocupamos espacios destinados al transporte público… nos transformamos en un riesgo para la sociedad, textualmente.

Una muestra clara de esta realidad es la tendencia a estacionar los automóviles en doble fila, algo prohibido, o a parquear en ambos lados de la calle. Lo primero ya ocasionó graves y fatales accidentes, lo segundo es pan de cada dia en nuestras estrechas y céntricas arterias, lo explicado sucede a vista y paciencia de la población y también de la policía de tránsito que tiene épocas para controlar pero a estas situaciones no les presta la menor atención. Seguimos insistiendo que no podemos cerrar los ojos ante lo evidente y debemos encontrar formas de combatir la falta de educación, esta demostrado que sólo multando o sancionando los resultados son iguales o peores, sólo con instrucción podremos revertir este fenómeno, instituciones como la Alcaldía que tiene bajo su responsabilidad la ciudad y sus calles, deben destinar por lo menos el 50% de su publicidad en medios de comunicación a orientar, formar, educar, en varios aspectos, sobre el descrito también. En vez de cumplir un tortuoso ritual egocéntrico mediático en relación a quienes la dirigen, se debe apostar por la educación del pueblo, de la gente, sólo así conseguiremos una ciudad amable, razonable, una ciudad inteligente, sin eso no, más allá de las frases bonitas, rimbombantes pero absolutamente vacías.

A veces es gracioso ver como a algunos se les exige más que a otros y no se los juzga con la misma vara, están los que estacionan momentáneamente en cuadras prohibidas y son multados por hacerlo, así como hay quienes que parquean en doble fila y no les pasa nada. Esas injusticias son parte del día a día en una ciudad como Tarija, donde la cara del infractor importa mucho y la tolerancia del supervisor también. Ambigüedades que no ayudan.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO MÁS LEIDO

La gobernación de Tarija confirmó su presencia en la reunión convocada por YPFB para dar a conocer el estudio sobre el factor de distribución del campo Margarita-Huacaya, de esa manera se despejarán las dudas respecto a este tema que tanta preocupación levanta en Tarija.

Preocupa la manera que tienen los contrabandistas para encarar a los funcionarios públicos cuando se realizan operativos, cada vez suben los niveles de violencia poniendo en riesgo la integridad física de todos.