Vidas perdidas en una tarde de rio

La muerte siempre ronda los balnearios naturales que tenemos, lugares hermosos, únicos, creados por la madre naturaleza, que se llenan de personas en época de calor, la población se vuelca en espacial los fines de semana, los turistas también llegan hasta allí, lo negativo es que a pesar del incremento permanente de visitantes poco o nada se hace para mejorar condiciones básicas de seguridad, atención médica, servicios sanitarios, alimentación, etc., en eso nos hemos quedado en el mismo lugar mientras el mundo ha seguido avanzando. Por eso suceden tragedias que a veces pueden prevenirse, si bien todos vamos a estos lugares son los foráneos los que más se exponen porque simplemente no conocen, no saben nada y no se cuidan de los peligros y riesgos. Quienes sí están habituados y son de la zona, saben perfectamente qué puede pasar y ellos sí son mas precavidos, tiene que ser una irresponsabilidad o falta de respeto a la naturaleza lo que lleve a que se presente una desgracia.

Si queremos realmente crecer ofreciéndonos como destino turístico, debemos considerar variados aspectos que van desde los servicios hasta los mecanismos de auxilio con que contamos. La campiña tarijeña es un destino obligatorio, innumerables balnearios naturales son como un imán para la gente que acude masivamente más si las temperaturas son elevadas como ocurre este verano, así como es preciso tener baños, puestos de salud, equipos de emergencia, vehículos de auxilio, etc., se debe también contar con ciertos avisos que alerten a quien quiere zambullirse en estas aguas, porque hay pozas ya conocidas por su peligrosidad, porque ya tienen pasado y porque ya se cobraron vidas humanas. Allí por lo menos se debería advertir del riesgo a los bañistas, de la profundidad, de si se presentan remolinos, si hay huecos o cuevas en las rocas, etc., tantas variables que son públicamente conocidas pero que siguen sin nada que las ponga en evidencia. Estamos seguros que quien sepa del riesgo pensará dos veces antes de entrar a un lugar que así, no es casualidad que las personas se sigan ahogando y muriendo en los mismos lugares, son pocos los casos en puntos diferentes, eso nos debe llamar la atención y hacer que las autoridades piensen en implementar estas medidas que no son costosas, que salvarán vidas y que mostrarán que nos estamos organizando mejor ofreciendo condiciones diferentes y mejores a los visitantes. No hacerlo es una muestra enorme de negligencia e irresponsabilidad, de dejadez y falta de compromiso con la gente, es evidente la ausencia de previsión y eso cobra factura.