martes, enero 31, 2023
InicioEditorialMás acciones y menos palabras

Más acciones y menos palabras

/“Prevenir para no tener que lamentar”…eso es lo que nos enseñaron nuestros padres y a ellos los suyos. Sabias lecciones
que unos aprendieron más que otros y algunos pusieron en
práctica y otros no. No esperar que lo peor suceda, prepararse
para afrontar los malos momentos. Hasta La Biblia nos habla
de la época de vacas gordas y la de vacas flacas, nos muestra el
camino hacia la planificación, a ser proactivos más que reactivos, pero
nos cuesta mucho entenderlo y más aun cambiar nuestros ancestrales
hábitos de vida.
Así como la alegría es parte de nuestros días de verano, paseo y diver-
sión, la tristeza golpea muchas veces la puerta y por distintas circunstancias
se lleva vidas jóvenes de nuestro lado. Las noticias sobre personas que
se ahogan mientras se bañan en balnearios de nuestra región son muy
frecuentes, como dijimos, intervienen varios factores pero no podemos
culpar al empedrado. Mas allá de la libertad de acción individual, están
las instituciones y autoridades para velar por la seguridad de la población,
en estos casos podemos evidenciar que por lo menos en los puntos tu-
rísticos más frecuentados próximos a un rio o quebrada donde la gente
se relaja y divierte, no existen carteles ni mensajes de advertencia sobre
el riesgo o características del lugar, ni personal de socorro que pueda
ayudar a quien esté en problemas. Peor aun cuando se registra el incre-
mento del caudal de las aguas por lluvias u otro fenómeno. Tenemos
conciencia de las limitaciones que sufrimos pero estos lugares son fácil-
mente identificables y por lo menos durante los días del fin de semana,
y durante la temporada, se debería tomar estas previsiones que con se-
guridad salvarán vidas y serán valoradas por la población que está deseosa
de sentir más que ver, que sus autoridades se preocupan auténticamente
por ella.
El discurso de una Tarija turística lo escuchamos hace décadas, sin
exagerar, y la planificación no ha acompañado el accionar de nuestra
autoridades para conseguir este objetivo. La naturaleza ha sido generosa
con Tarija y el atractivo que posee es más un regalo divino que obra de
las autoridades de turno, no se han creado condiciones para atraer al tu-
rista incluso ni “copiando” ideas de otras ciudades. Los hermosos lugares
que guarda nuestro valle central son propicios para la actividad turística
en toda época pero en especial en verano, el clima cálido y el entorno
que enamora crea las condiciones óptimas para que busquemos alejarnos
de la urbe y entrar en contacto directo con la naturaleza. Los balnearios
dispersos en diferentes provincias y comunidades son un imán para la
población que se vuelca de manera masiva en especial durante el fin de
semana. Muchas veces los excesos con las bebidas alcohólicas, la impru-
dencia, la inexperiencia son los factores que concretan situaciones de
desgracia y luto. Pero por eso no podemos decir que la gente tiene la
culpa y que cada uno se cuida como puede. El Estado tiene la obligación
de velar por la seguridad de las personas en todo sentido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO MÁS LEIDO

Que desde la defensoria de la niñez, se haga saber que se sancionará a los padres de familia que descuiden a sus hijos durante las fiestas de carnaval.

Preocupa mucho lo que sucede con el brote de gripe aviar en otras regiones de Bolivia. Por esa razón hay alerta en los avícolas en Tarija y las instituciones van asumiendo medidas.