Investigación recomendó hace un año al TSE auditoría especial o levantar un nuevo padrón electoral

Una investigación al Padrón Electoral Biométrico realizada por el exparlamentario y docente universitario Carlos Börth, recomendó hace un año al Tribunal Supremo Electoral (TSE) practicar una auditoría especial municipio por municipio o levantar un nuevo padrón para garantizar la confiabilidad en los futuros comicios electorales.

Informó que su trabajo de investigación surgió a raíz de las sospechas en sentido que el partido de gobierno realiza actos fraudulentos en procesos electorales y también quería determinar cuán sólido es el padrón electoral frente a los movimientos sospechosos.

Dijo que ha tomado como base los datos oficiales entregados por el Tribunal Supremo Electoral después de casi tres a cuatro meses de una tensa relación, porque los vocales no quisieron entregar la información solicitada, pese a que ellos decían que estaban abiertos a cualquier investigación.

Explicó que comenzó investigando el padrón utilizado el año 2009 y de las últimas elecciones subnacionales. Dicho estudio ha realizado una revisión del número de votantes en cada uno de los 337 municipios más las autonomías indígenas, precisó en entrevista con Erbol.

Ese trabajo ha permitido identificar un crecimiento extraordinario de electores en algunas poblaciones rurales, entre el referéndum constitucional de 2009 y las elecciones de 2019, habiendo lugares como el caso de Tarabuco que ha registrado un incremento del 131.19% en los últimos diez años.

Admitió que no tuvo tiempo para determinar el crecimiento ideal del padrón electoral, pero estima que el mismo puede estar entre un 5 o 7% anual, tomando en cuenta los nuevos electores, las personas que fallecen o las que cambian de domicilio.

“En algunas regiones se ven manipulaciones del padrón con crecimientos extraordinarios”, afirmó Börth quien aclaró que su iniciativa de investigar terminó gracias a una consultoría que le dio una Organización No Gubernamental, que vio por conveniente presentar resultados en un evento especial al que asistieron el presidente, vicepresidente del TSE y técnicos del padrón biométrico.

Indicó que luego de entregar sus conclusiones no tuvo ninguna observación, sino al contrario recibió una carta de agradecimiento de parte del expresidente del TSE, sin que hasta la fecha el Tribunal diera a conocer alguna iniciativa para garantizar la confiabilidad del padrón.

“Los datos muestran que hay cosas que deben transparentarse, hay problemas y no puede decirse que este padrón es transparente. Y la solución que le propuse al Tribunal fue precisamente esta disyuntiva: o se hace una auditoría pero no es una auditoría cualquiera, no es una auditoría a los sistemas o a la cadena de seguridad, sino es una auditoría basada en el estudio de trazabilidad, es decir, a cada padrón municipal para ver cómo ha variado a nivel de personas. O la solución más expedita es levantar un nuevo padrón, pero con mecanismos de participación plural y con intervención de veedores, observadores y técnicos internacionales que den certeza que el nuevo padrón refleja la realidad”, manifestó.

Sostuvo que, en base a este padrón nuevo, transparentado, seguro, independiente e imparcial, se pueden realizar, cuando correspondan, las nuevas elecciones para que salga de las urnas un sistema político fortalecido y legítimo para tranquilidad del pueblo boliviano.

Fuente: Erbol