viernes, mayo 27, 2022
InicioRegiónProvinciaEmtagas está a la espera de una nueva sentencia para poder operar...

Emtagas está a la espera de una nueva sentencia para poder operar en el Chaco

Gabriel Morales E./Bolinfo/Tarija

(elPeriódico-Mayo, 11/2022) El gerente general de la Empresa Tarijeña del Gas (Emtagas), Fernando Leytón, indicó en la víspera que por el momento la institución no puede operar en Yacuiba, Villa Montes y Caraparí, mientras se resuelve el amparo tratado en el Tribunal Supremo de Sucre, a raíz de un proceso presentado por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ante la Sala Cuarta del Tribunal Departamental de La Paz, que falló a favor de la estatal en cuanto a la comercialización y distribución en la región autónoma del Chaco.

“Se ha dado un plazo para que se vuelva a emitir una nueva sentencia que, por ley, tardará unos seis meses o exagerando un año, ahora, en el Chaco las instituciones cívicas, representadas por varias personas como por la población, quieren que Emtagas vuelva a operar dentro de esta región, debido a muchos aspectos, especialmente el tema de tarifas, Emtagas cobra la tarifa más baja a nivel nacional que es Bs 8 el mínimo y YPFB cobra 15”, manifestó.

En ese entendido, Leytón agregó que cuando se realiza una reconexión de medidores de gas domiciliario, Emtagas cobra Bs 7 mientras YPFB actualmente está facturando Bs 181.

“Esa es la molestia que hay en el Chaco y por eso quieren que nosotros volvamos justamente a operar, vamos a esperar que salga una nueva sentencia por el Tribunal de la ciudad de Sucre”, acotó.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO MÁS LEIDO

Que desde el concejo municipal de Tarija surjan voces pidiendo transparencia en el manejo de los recursos públicos y en los proyectos que se impulsan. Así lo hizo el concejal Daniel López, pidiéndole al alcalde Johnny Torres que muestre los costos de operación y mantenimiento de la PTAR de San Blas

Causa preocupación la información que dice que la producción de caña de azúcar en Bermejo, se redujo en por lo menos un 60%, una mala señal del deterioro de una industria que era el motor económico del triángulo sur