martes, enero 31, 2023
InicioOpinión¡Cuánto mal podría ser evitado!

¡Cuánto mal podría ser evitado!

Multiplicamos los deseos, pero nos falta el
ejercicio de la voluntad. Reproducimos
nuestros afanes y desvelos, pero
tampoco activamos el espíritu
creativo. Andamos necesitados
de sosiego y apenas buscamos
tiempo para alimentar de po-
emas el alma, que es lo que en
verdad nos tranquiliza el cora-
zón, llenándonos de paz inte-
rior. Deberíamos despojarnos,
por tanto, de este corrupto am-
biente, que nos ha hecho per-
der hasta nuestra propia con-
ciencia; dejándonos sin aliento
para continuar el abecedario
de las pulsaciones y proseguir
caminos nuevos. Como tantas
veces he dicho: ¡Nos falta co-
razón y nos sobra coraza! Así
no podemos innovar, dado que
los cimientos existenciales son
más poéticos que poderosos.
Por desgracia, nos puede el ins-
tinto dominador antes que la
mano tendida. Rompemos vín-
culos, sin crear esperanza algu-
na de caminantes, tomando el
pedestal de la soberbia como
impulso, la ingratitud y la en-
vidia como vitalidad; y, en re-
alidad, todo esto nos enferma
de desánimo, hasta dejarnos
marchitos de dolor. La situa-
ción es bien clara, de agobio
permanente y de necedad con-
tinua.
Ciertamente, aumentan los
muertos en vida, porque han
dejado de ser algo digno, afec-
tados por el grave virus de la
indiferencia y la exclusión.
¡Cuánto mal podría ser evitado!
El estigma social y la falta de
cuidado entre semejantes con-
tinúan siendo los principales
obstáculos, sobre todo en la
búsqueda de asistencia para el
germen de la desesperación, lo
que pone de relieve la necesi-
dad de campañas que nos con-
ciencien en la escucha de la
mente y en la sintonía entre si-
milares. La intoxicación social
es tan fuerte que además todo
se confunde. La falsedad go-
bierna al mundo. Cada día son
más las personas que no se
aguantan ni ellas mismas. Así
pues, vivir, que es un depender
y un compartir como especie
pensante, se ha convertido en
un triste morar de piedra en
piedra. No acertamos a labrar
horizonte alguno, nos endio-
samos antes. Por otra parte, so-
mos incapaces de implantar
una convivencia armónica y de
hermanarnos, fallamos en los
principios y valores, en la recta
razón que ha de ser y en el de-
ber responsable. Por si fuera
poco, caminamos ausentes e
individualistas, levantando ba-
rreras y sembrando veneno.
Fruto de todo este aluvión de
penurias son las múltiples con-
tiendas que nos acorralan, ante
el tremendo reinado de la ma-
licia humana, que todo lo des-
equilibra, hasta el extremo que
nuestra propio hábitat, nos avi-
sa continuamente del propio
malestar de las hazañas huma-
nas. Quizás tengamos que to-
mar otras vías más auténticas,
como esas gentes que trabajan
en los lugares más remotos y
peligrosos para servir a las per-
sonas más vulnerables del
mundo. Estaría bien que fuesen
nuestro referente y supiéramos
rodearnos de lenguajes más in-
teriores que exteriores. Envol-
vernos de místicas que nos vi-
vifiquen por dentro, después
del esfuerzo de batallar con las
cruces que nos lanzamos unos
contra otros, puede ser una
buena terapia. De ahí, lo im-
portante que es repensar sobre
el trayecto andado y ver la ma-
nera de entonar un nuevo pul-
so regenerador, como expre-
sión de amor, lo que nos invita
a enraizar nuestros pasos en el
buen decir y mejor obrar.
Precisamente, es la vida la
que nos rejuvenece y nos da sa-
via de continuidad. Desde lue-
go, no es humano destruirnos.
Tal vez será saludable hacer re-
cuento de lo vivido para co-
menzar a no enfrentarse a uno
mismo y vivir con plenitud y
dignidad, reconocerse parte del
universo y compartir el diario
de asombros que el camino nos
ofrece. Proseguir amortajando
nuestro propio andar es in-
aceptable. Cuerpo y espíritu o
itinerarios y horizontes, forman
parte de la atmósfera armónica
que requerimos y que hemos
de trabajar, cada cual desde su
misión viviente, para estar en
un equilibrio natural y experi-
mentar esa consideración entre
identidades diversas. En con-
secuencia, desfallecer en vida
es lo peor que nos puede pasar
como raza. Al fin y al cabo, to-
dos necesitamos de una viva
compañía, al menos para poder
abrir los ojos y disfrutar del sin-
gular concierto de los días,
siempre cargado de estímulos
que nos renacen. El inolvidable
rebrote de latidos, afines a la
belleza y a la bondad, son los
que nos hacen mejorar en todo,
también en salud mental

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO MÁS LEIDO

Que desde la defensoria de la niñez, se haga saber que se sancionará a los padres de familia que descuiden a sus hijos durante las fiestas de carnaval.

Preocupa mucho lo que sucede con el brote de gripe aviar en otras regiones de Bolivia. Por esa razón hay alerta en los avícolas en Tarija y las instituciones van asumiendo medidas.